<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1175211746211782&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cultura y bienestar laboral

Las mejores estrategias de motivación laboral

<span id=hs_cos_wrapper_name class=hs_cos_wrapper hs_cos_wrapper_meta_field hs_cos_wrapper_type_text style= data-hs-cos-general-type=meta_field data-hs-cos-type=text Las mejores estrategias de motivación laboral

Autor:

Buk

 

La motivación laboral se ha convertido en un pilar de la gestión de personas, ya que es una de los modos más efectivos de retener a tus mejores colaboradores y asegurar que cada vez aporten más a tu empresa. Sin embargo, según distintas encuestas, entre 8 y 9 de cada 10 colaboradores se sienten desmotivados en sus empleos en México, por lo que disminuye su creatividad en el trabajo, su compromiso con la organización y su productividad. Aquí te decimos qué puedes hacer para disminuir estas cifras en tu empresa y crear un lugar de trabajo más feliz.

 

¿Qué es la motivación laboral?

La motivación laboral consiste en distintas estrategias que utilizan las empresas para incrementar los niveles de felicidad de sus empleados en el trabajo y lograr que sean más productivos en su día a día. Existen varias formas de motivar a un colaborador, pero la mayor parte de ellas involucran crear incentivos personalizados que lo hagan crecer dentro de la empresa, enfrentar nuevos retos, aprender nuevas habilidades, etc.

 


Las 9 mejores estrategias de motivación laboral

Estas son las estrategias de motivación laboral más efectivas:

 


1. Definir una carga de trabajo adecuada

Definir cargas de trabajo adecuadas para cada puesto de trabajo es la principal medida que debes tomar para prevenir el síndrome de burnout y promover un ambiente laboral favorable. Es importante que cada área y cada equipo de trabajo mapee sus responsabilidades. Al repartir las tareas entre los integrantes del equipo, los líderes deben tener en cuenta la carga de trabajo que asumirá cada uno de ellos; si hay cargas desbalanceadas o si todos los colaboradores tienen demasiadas responsabilidades, deben considerar la posibilidad de contratar a más gente.


Otro riesgo que corren los equipos de trabajo es que uno de sus integrantes esté mejor familiarizado con las necesidades de la empresa, mejor capacitado que los demás o, simplemente, siempre acepte nuevas responsabilidades. A pesar de que para su líder pueda ser más cómodo dejarle más trabajo que al resto del equipo, esto puede rápidamente desmotivar a un empleado si no recibe también un aumento de sueldo, un ascenso de puesto y subordinados o compañeros que le ayuden a desahogar su trabajo. Un empleado estrella desmotivado puede rápidamente encontrar un empleo que le ofrezca mejores condiciones y dejar su empleo actual, lo cual es una gran pérdida para la empresa.

 

 

2. Ofrecer un sueldo competitivo


El sueldo es uno de los temas más complejos en Recursos Humanos, dado que varias empresas prefieren ahorrar en los sueldos e invertir en otras áreas del negocio. Sin embargo, hoy en día, es muy fácil saber qué remuneraciones ofrecen otras empresas, a través de LinkedIn, Indeed, OCC Mundial, etc. Por ello, los colaboradores saben cuando no están recibiendo un sueldo competitivo, lo cual puede empujarlos a buscar otro empleo. También hay profesionistas que se quedan en la empresa en la que están, pero no hacen su máximo esfuerzo en el trabajo.

Ofrecer sueldos competitivos puede hacer que tus colaboradores se sientan apreciados y valorados, lo cual les genera un sentido de compromiso con tu organización.

 

3. Ofrecer buenos beneficios laborales


Los beneficios laborales pueden ir desde vales de despensa que funcionan en muchos establecimientos hasta horarios flexibles y más días de vacaciones. A pesar de que hay muchos beneficios que puedes ofrecer, aquéllos que les permiten a tus colaboradores cultivar sus relaciones interpersonales y enriquecer sus vidas personales son los que pueden hacer una gran diferencia en su motivación laboral.

Es importante tener en cuenta el lado humano de tu fuerza laboral y considerar que todos tus colaboradores necesitan desarrollarse fuera de sus empleos también. Por ello, permitirles descansar y disfrutar del dinero que ganan con su trabajo aumenta su motivación laboral, ya que tienen espacios para recargar su energía después de jornadas largas o proyectos complejos.

 

4. Asegurarte de que los colaboradores adquieran nuevos aprendizajes y habilidades


Una forma de motivar a tu fuerza de trabajo es mediante la capacitación. Cuando una persona lleva mucho tiempo desempeñándose en un mismo puesto, es común que sus tareas se vuelvan cada vez más mecánicas y su día a día sea monótono. Por ello, implementar un plan de capacitaciones de distintos tipos puede ayudar a motivar a tus colaboradores, ya que asegura que crezcan personal y profesionalmente en el trabajo. Además, esto puede promover la movilidad interna en tu organización, lo cual genera expectativas de crecimiento en tu gente y la motiva a seguir mejorando para ganar un ascenso.

 

5. Reconocer el trabajo y las aportaciones de tu equipo


A pesar de que existen muchos estilos de liderazgo, todos deben reconocer el trabajo y las aportaciones de su equipo de trabajo. A todos los colaboradores les gusta ver los resultados de su trabajo, por lo que si tú, como líder, utilizas lo que produce tu equipo, pero no les comunicas cómo o para qué te sirvió, es posible que tus colaboradores se desmotiven. Es importante, por lo tanto, no sólo involucrar a tu equipo en la parte estratégica del área de trabajo, sino también comunicarles cuando sus aportaciones rindieron fruto.

Como parte de esta estrategia de motivación laboral, también debes mencionar cuáles son sus áreas de crecimiento, pero es importante que lo hagas como crítica constructiva y que les ofrezcas los elementos que necesitan para mejorar.

 

6. Establecer un plan claro de crecimiento y cumplir con él


Al contratar a un nuevo colaborador, varias organizaciones definen cuál será su plan de crecimiento dentro de la empresa. Sin embargo, son pocas las que dan seguimiento a estos planes y, frecuentemente, se pierden en el flujo de responsabilidades y tareas. Los líderes pueden perder de vista el crecimiento de sus subordinados, pero los colaboradores definitivamente no lo olvidan. Dejar de lado el plan de crecimiento de un empleado, no dar seguimiento a sus metas y no dedicar tiempo a establecer sus objetivos lo puede hacer sentir poco valorado, lo cual es muy desmotivante.

En consecuencia, es indispensable que demuestres interés en el crecimiento de tu equipo de trabajo, que te tomes el tiempo para definir metas realistas y para darle seguimiento a su progreso. Además, debes asegurarte de proveer a los integrantes de tu equipo con las herramientas necesarias para que alcancen sus objetivos y apoyarlos cuando lo necesitan. De esta manera, establecerás una relación de confianza y apoyo mutuo con ellos que te beneficiará en los momentos de más estrés.

 

 

7. Planear actividades de convivencia


A pesar de que en un ambiente laboral, el trabajo es lo que crea a los equipos, son las relaciones interpersonales las que unen o separan a sus integrantes. Es inevitable que haya roces, competencia y disgustos entre los miembros de un mismo equipo o de distintas áreas, pero también puede haber amistades y mucho apoyo. Por ello, organizar actividades de team building ayuda a crear mejores ambientes laborales para que tus colaboradores disfruten convivir con sus compañeros en su día a día, en vez de trabajar en un ambiente hostil que los desmotiva.

 

 

8. Tomar en cuenta y escuchar los puntos de vista de todos tus colaboradores


Seguramente has escuchado la frase “cada cabeza es un mundo”, y es verdad: es importante que los líderes sean capaces de aprovechar las ideas, la creatividad y el conocimiento de todos los integrantes de sus equipos, ya que cada quién tiene algo distinto que aportar. Si un líder escucha y toma en cuenta las participaciones, las ideas y las sugerencias de sus subordinados, logrará que éstos estén más motivados al sentir que aportan algo a su equipo.

 

 

9. Permitir que tus colaboradores gestionen su propio tiempo y confiar en ellos para hacer su trabajo


Esta es la estrategia de motivación laboral más importante. Hemos observado una y otra vez que el micromanaging tiene consecuencias negativas para la relación entre un líder y su equipo, ya que transmite la sensación de que el jefe no confía en el criterio ni las habilidades de sus subordinados.

La mejor manera de gestionar un equipo es mediante la confianza y el apoyo, de manera en que el líder pone a la disposición de su equipo todas las herramientas necesarias para desempeñar sus deberes sin interferir con su manera de hacerlo. De esta manera, los colaboradores se sienten apreciados y capaces, lo cual los impulsa a esforzarse en su trabajo.

La filosofía de liderazgo que se ha vuelto más popular, debido a su alta efectividad, es la que valora la calidad del trabajo de un colaborador con base en sus resultados, en vez de hacerlo con base en la cantidad de horas que permanece en la oficina o los días de vacaciones que toma. Esta filosofía de liderazgo es la que permite que los colaboradores gestionen sus propios tiempos y tareas, que hagan home office o WFA (work from anywhere), siempre y cuándo cumplan con sus responsabilidades.

 


Motivación laboral: la mejor forma de crear lugares de trabajo más felices

 

Cuando empleas estas estrategias de motivación laboral, tus empleados pueden disfrutar de un ambiente de trabajo favorable que no les provoque estrés y que propicie su creatividad. Esta es la mejor manera de asegurar bajos índices de rotación y de atraer al mejor talento. Recuerda que los colaboradores están al centro de tu organización. ¡Házlos felices para apoyarte en ellos cuando lo necesites!

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog